domingo, 2 de marzo de 2014

La revolución electrónica (William Burroughs)

La distinción más relevante entre humanos y otros animales, según William Burroughs, es la escritura. Burroughs hace una analogía entre palabra escrita y un virus; la relación que se genera entre la palabra escrita y la palabra hablada con su carga conceptual es una relación simbiótica de dependencia mutua. La palabra hablada como la conocemos hoy (con su construcción lógica y determinada) sólo es como es debido a la existencia de la palabra escrita. No habría mayor motivo para inventar lenguajes tan complejos si basta emplear sonidos expresivos (como los de los animales) para comunicarse. La cuestión es que la relación simbiótica de la palabra escrita con la palabra hablada es la de un virus que por mutación no destruye a su anfitrión. 
La revolución electrónica que trata Burroughs es en función de la manipulación del lenguaje. Electrónica para difamación, electrónica para comunicación desliteralizada. Las técnicas que propone Burroughs van muy acorde con su forma de escribir; difamación por medio de imágenes y videos mezclados (imagen como palabra), comunicación inconsciente por medio de bombardeos de imágenes. La ilusión como herramienta revolucionaria para repartir rumores, desacreditar oponentes, producir disturbios. Es interesante pensar que ahora que todos tienen las herramientas para llevar a cabo este tipo de procesos de compartir información ya no tiene el mismo efecto que tenía cuando era de más difícil acceso.
En cuanto a la palabra, el acercamiento que tiene al mundo el escritor es, precisamente, por medio de la palabra. Su método de "cut up" lo traslada a la mezcla azarosa de imágenes y sonidos que mantienen su sentido por sensaciones que como mentes reactivas reconocemos. Es un juego de manipulación emocional muy al método conductista de acondicionamiento, en un juego de experimentos que pueden comprometer la salud física y mental de los individuos a partir de la posibilidad de activar víruses presentes tanto a nivel celular como a nivel mental.
La cuestión revolucionaria del asunto es con una intención política de acabar con relaciones de poder establecidas. Fin del juego de la guerra, dice Burroughs; juego en quien nadie puede salir victorioso porque significaría el final del juego. La revolución electrónica es para Burroughs literalmente una revolución que emplea las herramientas (desarrolladas siempre en función de lo que resulta útil para el gobierno y la gente de poder) en contra de quienes las desarrollaron. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario